jueves, 11 de diciembre de 2008

Efecto Mariposa

Si de Lucy un beso sus alas bate
una bandanda de huracanes en mi pecho se desata
y es que un beso atrae a otro beso
y otro beso desencadena otro, un torrente, una marejada
un tifón, un centauro, un torbellino de intensas tempestades

Si de Lucy un beso sus alas bate
imposible predecir de qué lado se estremecerá
el convulsionado velero que en mi pecho ya no descanza
imposible predecir qué locuras me inspirará
qué bajezas, a qué altruista aventura me empujará

Es que Lucy,
has llegado a ser para mí
mi propia Sierra Maestra, mi 17 de octubre,
mi venturosa toma del Palacio de Invierno...

pero, ay!, mi pobre corazón...
no ha sido preparado para tanta catástrofe meteorológica
y ni los paraguas, ni los más amarillos pilotos
- como aquellos suicidas, en aquel puerto lejano-
pueden darle protección alguna ante tanta turbulencia
ante tanta insestabilidad atmosférica

Es que Lucy, te vuelvo a decir
Que has llegado a ser para mí
mi propia Sierra Maestra, mi 17 de octubre,
mi venturosa toma del Palacio de Invierno...

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Alba

eres tan hermosa,
como un helicóptero cayendo en llamas
/con toda una tripulación
/de marines estadounidenses.
como los derrumbes bursátiles,
o el repentino estallar de los monóculos en primavera.

como cuando de miedo se crispan las galeras,
y de un amarillo violento y profundo se tornan
/los desesperados ojos de los acaudalados.

como cuando en mil pedazos volando
-cual fugaces y etéreas islas-
las histriónicas embajadas desaparecen.

como un magnicidios a las doce del hartazgo,
o las catástrofes financieras,
como una reforma agraria o,
como cuando con su fugaz aleteo
las calvas cabezas de los burócratas
las mariposas fulminan.

¿Será porque tus labios me recuerdan a
una ancha y carnosa fila de obreros arrimándose
a las cálidas cercanías de una barricada?

¿o serán tus ojos ardientes como
dos llantas encendidas en medio de
/una avenida principal?

¿O será por la manera en que tu cabellera
suele desplegarse con el viento como
una inmensa bandera negra que
reparte noches a su paso?

o tal vez simplemente sea
porque te amo
como aman las ráfagas de metralla
la piel de los tiranos.

Cunnilingus

Besar las babosas vulvas.
Morderlas, si es necesario.
Que la troyana lengua se nos transforme
/en buzo táctico o bailarín.
Que los extasiados, púbicos labios de la amada
/comiencen a pronunciar,
antiguas oraciones, olvidados poemas,
viejas canciones revolucionarias,
o simplemente,
"te quiero"
en alguna lengua olvidada ya en el tiempo.

Y luego,
a fuerza de lenguetazos,
hagámoslos silbar La Marsellesa,
antes de que comience el primer orgasmo.